LOS SOBREVIVIENTES DEL CORONAVIRUS TENDRÁN PROBLEMAS PULMONARES

CORONAVIRUS

Desde el inicio de la pandemia del coronavirus, los especialistas advirtieron sobre los daños permanentes que el COVID-19 podía causarle a los pulmones de aquellos que sobrevivan al virus. A seis meses del inicio de la epidemia, los estudios realizados son contundentes: el 30% de los pacientes curados tendrá problemas pulmonares crónicos como fibrosis pulmonar. Esa fue la conclusión de un reciente estudio realizado por la Sociedad italiana de Neumología en colaboración con StemNet, la Federación de las asociaciones de investigación sobre las células estaminales, y el grupo Italiano GISM.

Allí se determinó que la infección por coronavirus podría tener consecuencias a largo plazo para el funcionamiento respiratorio y, en algunos casos, comprometerlo de modo irreversible, fundamentalmente en los pacientes que estuvieron graves, en terapia intensiva. De aquellos más comprometidos se desprende que al menos el 30% de los recuperados tendrá problemas respiratorios permanentes de fibrosis pulmonar.

Precisamente esos disturbios, advirtieron los expertos, constituirán la “nueva patología respiratoria del mañana y una nueva emergencia sanitaria”, para la cual será necesario equiparse durante un tiempo.

DUDAS EN TORNO A UNA MUERTE POR CORONAVIRUS

 

En el análisis fueron clave los datos recopilados en el pasado sobre pacientes con SARS, que muestran que los sobrevivientes, con seis meses de distancia, tenían anormalidades pulmonares claramente visibles en radiografías torácicas y alteraciones restrictivas de la funcionalidad.

Pero, sobre todo, el 30% de los pacientes recuperados mostraba señales difusas de fibrosis pulmonar, es decir, grandes cicatrices en el pulmón con una alteración respiratoria irreversible: en la práctica, podían surgir problemas respiratorios después de un simple paseo. Además, estos problemas se verificaron también en pacientes jóvenes, con una incidencia variable del 30 al 75% de los casos evaluados.

Los expertos temen que la fibrosis pulmonar pueda representar el peligro del mañana y, por lo tanto, advirtieron sobre la necesidad de un seguimiento específico de pacientes que han sido hospitalizados, especialmente los ancianos más graves y frágiles, que pueden necesitar tratamiento farmacológico y tratamientos de rehabilitación dedicados.

CORONAVIRUS

Es decir, el mundo tendrá después de la pandemia una nueva categoría de pacientes con cicatrices fibróticas a nivel pulmonar por Covid, con insuficiencia respiratoria, que ciertamente representará un nuevo problema de salud. Es por eso que los especialistas señalaron la necesidad de proporcionar clínicas de rehabilitación respiratoria “postcovid”, dedicado a los pacientes dados de alta, donde se realizan exámenes radiográficos del tórax, pruebas de función respiratoria, prueba de caminata de 6 minutos, ecografía torácica y cardíaca y, si es necesario, una tomografía computarizada torácica para un monitoreo constante.