LA HIDROXICLOROQUINA YA NO SE USARÁ PARA EL CORONAVIRUS

HIDROXICLOROQUINA

El derrotero del antipalúdico hidroxicloroquina dentro del interminable paréntesis que abrió el coronavirus está mostrando el comportamiento de un estrellato de corta duración: subió su reputación  y ahora baja en picada al fracaso. Mientras Brasil anunció que “de todos modos” continuará utilizando esos fármacos, Gustavo Lopardo, uno de los asesores del Ministerio de Salud de la Nación en materia de Covid-19, confirmó que el proyecto “Solidaridad”, que ensayaba con varias drogas en pacientes con coronavirus de diez hospitales del país, interrumpirá su uso, dados los efectos adversos que reportó la Organización Mundial de la Salud este fin de semana.

Se espera que en las próximas horas la cartera que dirige Ginés González García​ haga extensiva la decisión a todos los centros de salud del país, ya que, como dijo Lopardo, “son medicamentos que se consiguen en cualquier farmacia”.

La decisión de retrotraer el uso de la hidroxicloroquina (y la cloroquina, ambos, antipalúdicos) se tomó luego de que la respetada revista científica The Lancet publicara el viernes los resultados de un estudio en más de 90.000 pacientes, que mostró efectos negativos derivados del uso de esos medicamentos en enfermos de coronavirus. La OMS tomó nota del asunto y el fin de semana determinó suspender esa línea de ensayos dentro de su proyecto internacional “Solidarity” (“Solidaridad”), del cual la Argentina forma parte, junto con otros 90 países.

PROBLEMAS PARA DESARROLLAR LA VACUNA CONTRA EL CORONAVIRUS

 

Es que la OMS, a través de 300 centros de salud en todo el mundo, venía impulsando un proyecto para testear la efectividad de cinco fármacos (ya existentes y que se utilizan a diario para tratar distintas infecciones) en pacientes con Covid positivo. En Argentina, este proyecto se puso en práctica en diez hospitales, pero sólo con cuatro de las cinco líneas de drogas, ya que una, el remdesivir, no está aprobado por la ANMAT. Desde ahora se utilizarán sólo tres de los cinco fármacos.

Ocurre que desde hace días, infectólogos de distintas instituciones vinieron mostrando inquietud a esas drogas para tratar el coronavirus, a contrapelo de las recomendaciones de personajes como el mediático profesor francés Didier Raoult o el propio presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, quien se jactó de tomar, él mismo y a diario, una pastillita de hidroxicloroquina. Ahora, algunos medios de ese país aseguran que ya no lo estaría haciendo…

HIDROXICLOROQUINA

La cloroquina y la hidroxicloroquina son antipalúdicos, es decir, medicamentos para tratar la malaria. Si bien podrían ser eficaces contra esa infección, se los cuestiona en relación al coronavirus por generar “arritmias, básicamente y otros problemas cardíacos”, destacó Arnaldo Casiró, jefe de Infectología del Hospital Álvarez. Esos efectos adversos empeoran cuando esas drogas son combinadas con azitromicina, un antibiótico de amplio espectro que se estuvo probando en forma cruzada con hidroxicloroquina.