MASACRE EN CANADÁ: 16 MUERTOS

MASACRE EN CANADA

Estupor. Incredulidad. Horror. Una mezcla imprecisa de todo. Es imposible saber exactamente qué emociones inundan por estas horas a los canadienses, encerrados y angustiados al igual que le resto del mundo por la pandemia de coronavirus. ​Es que, cuando nadie lo pensaba posible, la situación en Canadá se volvió infinitamente peor dado que ahora se enfrenta además a la peor masacre de su historia.

Un hombre armado de 51 años mató al menos a 16 personas el sábado por la noche en la ciudad de Portapique (provincia de Nueva Escocia), entre ellas una policía que llevaba 23 años en la fuerza. Los investigadores afirmaron que había “múltiples víctimas en múltiples ubicaciones”, por lo cual no era aún posible saber el número final de fallecidos.

Todo apunta a que el primer ataque fue a una casa en la que luego se descubrieron varias víctimas, tanto adentro como en sus alrededores. El asesino logró escapar antes de que la policía pudiera llegar hasta el lugar. Sin mayores datos, la policía le pidió a la población que se mantuviera adentro de sus hogares y no salieran. A diferencia de su país vecino, Canadá no está habituada a episodios de violencia como estos. La aparición de un tirador en una ciudad pequeña conmovió a los habitantes de Portapique.

Además de los asesinatos, el atacante llevó a cabo una serie de incendios mientras huía de la policía. El asesino, identificado como Gabriel Wortman, tuvo en vilo al país por 12 horas hasta que murió en un enfrentamiento con la policía en una estación de servicio a 35 kilometros de Portapique.

PRISIÓN DOMICILIARIA PARA 700 PRESOS

 

Por la forma en que se desarrollaron los ataques, los investigadores aseguran que no se trató de algo impulsivo. Las características del hecho apuntan a que se trató de algo planificado. Luego de sus primeros asesinatos, los ataques de Wortman se volvieron más aleatorios, con lo cual se sospecha que las primeras víctimas eran sus verdaderos objetivos. Para huir, Wortman usó varios autos, entre ellos uno de la policía. Algunos testimonios indican que también habría estado vestido con un uniforme similar a la de un policía.

Consultado por los motivos del ataque, los investigadores pidieron cautela. “Es demasiado pronto para hablar de la motivación” del homicida, explicó Chris Leather, responsable de investigaciones criminales de la GRC de Nueva Escocia. “Al parecer, al menos en parte, actuó de forma aleatoria, pero el hecho que este tuviera un uniforme y un auto de policía deja ciertamente pensar que no fue un acto espontáneo”, completó.

Una compañera de la universidad le dijo a The New York Times que “Gabriel era una persona triste pero que nunca imaginé que pudiera lastimar a alguien. No sé cómo habrá sido su vida adulta, pero si sé que en la universidad sus compañeros no lo trataron muy bien”.

Otros testimonios de gente que conocía al técnico dental también lo describen como “alguien diferente”, pero nadie imaginó que era capaz de algo así. Wortman, quien era un protesista dental y tenía su propia clínica, fue brevemente famoso en 2014 cuando apareció en los medios canadienses luego de que le ofreciera prótesis dentales gratuitas a una mujer que había perdido todos sus dientes por un cáncer. “Me conmoví por su situación”, dijo en su momento a un medio canadiense.

La situación laboral de Wortman está de pronto en el centro de la escena. Es sabido que las medidas de aislamiento y cuarentena que se han dispuesto en numerosos sitios del planeta por la pandemia están afectando seriamente los ingresos de profesiones que dependen del contacto personal. En tanto alguien que hacía prótesis dentales, Wortman hubiera visto su trabajo muy afectado por la situación. Los investigadores aseguraron que una línea de investigación apunta a establecer si esto habría jugado algún papel en lo sucedido.

MASACRE EN CANADA

Existen pocos antecedentes de crímenes como estos en Canadá. El 6 de diciembre de 1989, un hombre mató a balazos a 14 mujeres en la escuela politécnica de Montreal antes de suicidarse. Hasta ahora, esa era la mayor matanza y el primer feminicidio de la historia del país.

El 23 de abril de 2018 en Toronto, el conductor de una furgoneta mató a ocho mujeres y dos hombres tras atropellarlos intencionadamente sobre una vereda en en centro de la ciudad.