LA EPIDEMIA DEL DENGUE AVANZA EN PLENA PANDEMIA DE COVID-19

DENGUE

Dolor de cabeza, fiebre elevada, dolor físico y naúseas eran algunos de los síntomas que sintió en un período de casi diez días Micaela Petralia (24) en su casa de Caballito. Lo primero con lo que asoció los síntomas fuer la enfermedad que atemoriza el mundo: el coronavirus. Sin embargo, sus resultados dieron postivo de dengue, una epidemia que parace haber sido silenciada por el COVID-19, pero que sigue avanzando como nunca.

En medio de la pandemia del coronavirus, las personas contagiadas por dengue se multiplican en todo el país y los casos sospechosos se contabilizan en 26.351, mientras que son 7862 casos los confirmados. El número de afectados en la Ciudad de Buenos Aires alcanzó los 4.302 pacientes, de los cuales 2.134 fueron confirmados en laboratorio, según el último boletín epidemiológico semanal del pasado 3 de abril. “Las dos cosas son importantes. Por más de que nos ocupe la cabeza en este momento la pandemia, el dengue es un tema muy serio, no tenemos que descuidarlo. En la Argentina estamos en época, por ende, hay que insistir en los cuidados, en el descacharreo, en fumigar, en cortar el pasto. Nadie puede decir, que esto es una elección de una enfermedad por sobre otra. De hecho, ha habido casos en los que se han sumado ambas enfermedades”, dijo Lautaro De Vedia, ex presidente de la Sociedad Argentina de Infectología.

De este modo con la lupa sobre los más de 1200 casos confirmados de coronavirus que se registran en el país, el dengue es otro enemigo silencioso que se suma al listado de preocupaciones sanitarias a los que la población debe estar atenta.

¿ARGENTINA ESTÁ LOGRANDO APLANAR LA CURVA? LA OPINIÓN DE LOS EXPERTOS

 

El tratamiento por dengue sólo ataca a los síntomas. Es una enfermedad larga y dolorosa. Por eso en algunos lugares la llaman “fiebre rompehuesos”. Los síntomas que presenta el dengue, según el Ministerio de Salud, son fiebre acompañada de dolor detrás de los ojos, dolor de cabeza, muscular y de articulaciones, náuseas y vómitos, cansancio intenso, aparición de manchas en la piel, picazón y/o sangrado de nariz y encías. Según informan, ante este cuadro se debe acudir al médico para recibir el tratamiento adecuado. Desde la cartera de Salud aclaran como muy importante no automedicarse, no tomar aspirinas, ibuprofeno y/o inyecciones intramusculares.

El mosquito hembra del género Aedes aegypti es el principal vector del virus del dengue. Se lo reconoce fácilmente por la presencia de manchas o lunares blancos en sus patas negras. El mosquito se infecta con el virus al succionar sangre de una persona enferma. En el interior de su intestino el virus se replica y luego se extiende hasta las glándulas salivales en un período de entre 8 y 12 días. Posteriormente, al picar a un humano susceptible, transmite la infección. Cabe destacar que el mosquito permanece con la capacidad de infectar por el resto de su vida y puede picar a varias personas. La persona con dengue sólo puede infectar al mosquito durante la etapa febril o virémica (es decir, cuando los virus circulan en la sangre), por eso es importante que mientras el paciente tenga fiebre, evite ser picado por mosquitos. Los virus circulan en la sangre de la persona desde un día antes y hasta 5 a 6 días posteriores a la aparición de la fiebre.

DENGUE

Con respecto a la prevención, no existen vacunas para el dengue ni medicamentos que lo curen. La medida más importante de prevención es la eliminación de todos los criaderos de mosquitos, es decir, de todos los recipientes que contengan agua tanto en el interior de las casas como en sus alrededores. Muchos de los recipientes donde el mosquito se cría no son de utilidad (latas, botellas, neumáticos, trozos de plástico y lona, bidones cortados). Estos recipientes deben ser eliminados. Si los recipientes no pueden eliminarse porque se usan de modo frecuente, debe evitarse que acumulen agua, dándolos vuelta, como en el caso de los baldes, palanganas o tambores, o vaciándolos con frecuencia, en el caso por ejemplo de los portamacetas y bebederos.